IMSS RECIBE MASCARILLAS SIN CERTIFICACIÓN DE CALIDAD PARA PREVENIR COVID-19

Médicos del IMSS asignados para atender a pacientes COVID-19 recibieron mascarillas N95 modelo TC-84A-4916, que desde 2009 perdieron la certificación de calidad por el The National Institute for Occupational Safety and Health (Instituto de Seguridad y Salud Ocupacional) NIOSH.
El 16 de diciembre de 2009, a ocho modelos de respiradores se les retiró la certificación NIOSH, entre los que se incluyó el modelo TC-84A-4916, mismo que se entregó a médicos del IMSS en la CDMX, de acuerdo con el personal de salud entrevistado.
“Ningún modelo de respirador GWT con el número de aprobación NIOSH mencionado anteriormente (TC-84A-4356 TC-84A-4359 TC-84A-4360 TC-84A-4915 TC-84A-4916 TC-84A-4917 TC-84A-5165 TC-84A-5166) está aprobado y no se fabricará, ensamblará, venderá ni distribuirá como producto aprobado por NIOSH”, se lee en el comunicado del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EU.
De acuerdo a información de Excelsior, NIOSH es la certificación regulatoria en EU más reconocida para este equipo de protección médica, como para las mascarillas quirúrgicas N95. Ésta evalúa minuciosamente que se cumplan con estrictos requisitos federales de seguridad para garantizar que un respirador filtra al menos 95% de las partículas que se encuentran en el aire, de acuerdo con Diana Vilar Comité, médico en Epidemiología Hospitalaria del Departamento de Infectología del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).
La primera denuncia entre el personal de salud sobre la falta de certificación en los respiradores N95 se publicó el domingo 12 de abril en redes sociales. Se advirtió que en el Hospital General de Zona 2 A Troncoso del IMSS se habían distribuido N95 modelo TC-84A-4916.
Luego, el 16 de abril, en el grupo de Facebook México Médico Informado. COVID-19 se solicitaba a los médicos del IMSS checar “el número de serie de su N95, el lote que se usa TC-84-A-49-16 no está aprobado desde 2009”.
Algunos doctores también se quejaron porque a estos respiradores se les rompían las ligas o no ajustaban adecuadamente a sus rostros, lo que podría ponerlos en riesgo.
Después de las diversas publicaciones de denuncia en redes sociales, anestesiólogos e internistas del IMSS en la CDMX, encargados del cuidado de los los pacientes con COVID-19 y en los que se van a realizar procedimientos con generación de aerosoles, como intubación o aspiración de secreciones, comenzaron a revisar el modelo de las mascarillas y descubrieron que carecían de la certificación y era el mismo modelo TC-84A-4916.
Vilar Compte recomienda a los médicos verificar si el modelo de sus mascarillas N95 están certificados, a través de la página de internet cdo.gov (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), en el apartado respiradores.

Dejar una contestacion