La incógnita del segundo disparo que mató a Colosio


Mario Aburto ha sostenido que, en efecto, el disparó en la cabeza del candidato presidencial; pero rechaza que él haya realizado la segunda detonación

A las 17:10 horas del 23 de marzo del 1994, dos balas, una en la cabeza y otra en el abdomen, acababan con la vida del entonces candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio.

La sentencia final: Mario Aburto fue el asesino solitario que acabó con la vida de quien, con altas probabilidades, sería presidente de México.

Aburto nunca negó que haya cometido el crimen contra Colosio, sin embargo, siempre ha rechazado que él haya efectuado el segundo disparo contra el priista que impactó en el abdomen.

De acuerdo con el propio asesino confeso, él no pudo darle el segundo disparo porque, tras la primera detonación, tropezó dándole la espalda a Colosio.

Hoy, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) difundieron videos inéditos del caso Colosio.

Entre las grabaciones, destacan dos sobre el segundo tiro de dio en el abdomen del entonces candidato presidencial del PRI.

En ellos, Alejandro García, escolta de Colosio, asegura que vio a Mario Aburto hacer ambos disparos.

En respuesta, Mario Aburto señala que, cuando se realizó el segundo disparo contra el candidato, él ya no tenía el arma en sus manos.

Aburto pregunta a García Hinojosa si sabía que los demás testigos de los hechos han señalado que el segundo disparo se escuchó «más despacio» que el primero.

Luego, Mario le recrimina: «pido que se conduzca con la verdad, se lo vamos a agradecer, que no sigan entorpeciendo esta investigación».

Por si fuera poco, Aburto sugiere que pudo haber sido uno de los escoltas que por error le dio el segundo disparo a Colosio.  

«Está ocultando a la persona que hizo el segundo disparo y esta persona tal vez lo hizo confundiendo a la persona que hizo el disparo y por ese motivo hicieron el segundo disparo a Luis Donaldo Colosio»

Mario Aburto le pregunta a Alejandro García: «¿Por qué cree que le hayan hecho el segundo disparo a Colosio?», a los que el escolta responde: «¿Por qué se lo hiciste tú?, yo te vi, tú se lo hiciste»

Finalmente el asesino confeso sentencia: «Quiero pagar mi imprudencia por el primer disparo, pero haré lo imposible para saber qué persona hizo el segundo disparo».

En 1994, Pablo Chapa Bezanilla, fiscal especial de la PGR, acusó a Othón Cortés Vázquez de ser coautor material del homicidio de Colosio, al haber realizado el segundo disparo.

Varios testigos señalaron a Othón Cortés Vázquez del crimen, entre ellos el de Jorge Amaral Muñoz.

En dos videos, también dados a conocer por MCCI, Amaral Muñoz asegura que, cuando sucedió el atentado contra Colosio, él escuchó una voz decir «mátalo, mátalo, mátalo».

Sin embargo, Amaral Muñoz y los demás testigos desdijeron y Chapa Bezanilla tuvo que renunciar a su cargo.


Dejar una contestacion