INSTRUYEN EN LA ENTIDAD PROYECTO PARA COMBATIR RIESGOS EN LA SALUD BUCAL: SECRETARÍA DE SALUD

San Luis Potosí, S.L.P.- El doctor Juan Antonio Olivares Herrera, Coordinador Estatal de Salud Bucal de los Servicios de Salud de San Luis Potosí, informó que el Proyecto SOFAR es una iniciativa de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y sus siglas se definen como SO= Salud Oral y FAR= Factores de Riesgo, cuyo objetivo es promover la formación de los proveedores de la salud en temas de salud bucal.
Este proyecto se ha implementado exitosamente en otros países latinoamericanos como: Panamá, Perú, Colombia, República Dominicana y Honduras. En el caso de México, iniciaron las pruebas piloto en junio 2014, teniendo como sede al estado de Tlaxcala. En esa ocasión se capacitó a 167 profesionales de la salud, entre odontólogos y personal de atención primaria a la salud, con el propósito de incluir acciones preventivas de la salud bucal en la consulta que otorgan con regularidad.
El objetivo a mediano plazo de la Secretaría de Salud, es replicar este proyecto en las 32 entidades federativas. Este año, se dio inicio al mismo plan de trabajo en la ciudad de Tampico, Tamaulipas del 24 al 26 de junio del 2015. Durante la capacitación, también el doctor Luis Fernando Garza Frausto, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en Tamaulipas, exhortó a los profesionales de la salud bucal a impulsar el trabajo interdisciplinario y coordinado para combatir la incidencia de los padecimientos bucales en la población.
A través de la capacitación y con el conocimiento adquirido el personal de salud de atención primaria (APS no-odontológicos), podrán realizar una valoración a sus pacientes para determinar el estado de salud bucal. Una vez en la consulta de atención primaria, el personal de salud deberá implementar el examen como parte de su examen clínico general. La población beneficiada son todos los niños desde cero hasta que cumplan 18 años de edad que lleguen a los centros de salud para la consulta médica de APS.
Se espera que los trabajadores de salud en el momento que examinan la garganta, como parte del examen físico de rutina, se tomen unos minutos adicionales para revisar la cavidad bucal. El examen de la cavidad bucal es un procedimiento no invasivo que se hace utilizando el mismo baja lenguas que es de uso único y que se utiliza para examinar la garganta durante el examen de rutina, por lo cual no se requiere equipo o material adicional, explicó el Coordinador Estatal de Salud Bucal de los Servicios de Salud de San Luis Potosí.
Esta práctica es compatible con las precauciones universales para la prevención y control de infecciones en el consultorio. Según lo observado durante la valoración y la necesidad del paciente, el personal de salud de atención primaria deberá ofrecer al menos una de las siguientes actividades, tales como: recomendaciones de higiene bucal, dieta saludable y hábitos para reducir y evitar factores de riesgo, realizar la referencia a los servicios odontológicos si los llegara a necesitar el paciente para que acuda a consulta dental y dar asistencia básica de las enfermedades bucales más comunes siguiendo las recomendaciones de los módulos de la capacitación.
La aplicación del barniz de flúor sería realizada por el personal capacitado cuando los niños son llevados a los centros de salud para sus citas de control y/o de vacunación. La aplicación puede ser también realizada en guarderías o estancias infantiles, y preescolar. Durante esta misma visita, se otorgará un mensaje de promoción respecto a los temas de la higiene oral, dieta y hábitos saludables, que se les dará a los padres y adultos responsables del cuidado de los niños.
“El personal no-odontológico que ha recibido la debida capacitación aplicará el barniz de flúor a niños menores de 5 años de edad y en alto riesgo de caries dental. El barniz de flúor es una capa protectora que se aplica sobre los dientes a fin de: prevenir la aparición de caries nuevas, detener caries incipiente que está en proceso de desmineralización del esmalte dental”, advirtió el especialista.
El barniz de flúor se recomienda para niños de todas las edades, incluyendo a infantes ya que se aplica fácilmente sobre los dientes con un pincel desechable, es rápido, indoloro, no tiene mal sabor y no tiene ningún riesgo para el paciente. Para que el barniz de flúor sea efectivo se recomienda una aplicación mínimo cada 6 meses. El objetivo general es promover la formación y capacitación de los proveedores de salud en temas de salud bucal.

Dejar una contestacion