INDIA PROMETE ELABORAR HASTA 700 MILLONES DE DOSIS DE SU VACUNA COVAXIN AL AÑO

El laboratorio indio Bharat Biotech anunció el aumento de la capacidad de producción de su vacuna contra el coronavirus Covaxin hasta los 700 millones de dosis al año, un día después de que la India liberalizara parcialmente la venta de este tipo de medicamento ante la escalada de la pandemia.
La expansión de la capacidad se ha implementado en múltiples instalaciones en las ciudades indias de Hyderabad y Bangalore, «para alcanzar aproximadamente 700 millones de dosis por año, una de las mayores capacidades de producción de vacunas virales inactivadas en todo el mundo», informó la compañía en un comunicado.
Bharat Biotech ha asegurado que el proceso de expansión, que ya ha comenzado y se completará en «poco tiempo», está impulsado por una asociación con la farmacéutica Indian Immunologicals Limited (IIL), una de las mayores fabricantes de vacunas de uso humano y veterinario.
La intención del laboratorio de cuadriplicar su producción actual, de 150 millones dosis por año, surge en medio del rápido crecimiento de una segunda ola de contagios en este país de mil 350 millones de habitantes, que suma más de 15 millones de casos confirmados.
La demanda de vacunas es cada vez mayor dada la urgencia de las autoridades por aumentar su ritmo de vacunación para reducir la letalidad del virus y las presiones sobre su sistema sanitario.
Este plan llevó ayer al Gobierno indio a autorizar la venta directa a los estados y el mercado privado de hasta el 50 por ciento de la producción destinada al país, una cuota que podrá servir para inmunizar a personas fuera de los grupos de riesgo, concretamente a los adultos de entre 18 y 45 años a partir del 1 de mayo, anunció.
LA APERTURA DEL MERCADO
La India, que tiene rígidas regulaciones y medidas de protección para la venta de medicamentos, dependía de los dos únicos preparados hechos en el país: Covaxin de Bharat Biotech; y Covishield, del laboratorio británico-sueco AstraZeneca producida por el Instituto Serum de la India (SII).
Sin embargo, en medio de la emergencia y junto a los informes de escasez de existencias, el Gobierno anunció la semana pasada la apertura de una vía rápida para aprobar el uso de otras vacunas importadas que ya hubieran conseguido licencia de uso en otro país.
Esto permite la entrada en el enorme mercado indio de vacunas hechas por laboratorios extranjeros como Pfizer o Moderna.
La vacuna rusa Sputnik recibió ya la licencia de uso de emergencia del Controlador General de Fármacos del país (DCGI), por lo que comenzará a ser importada y fabricada por los indios en los próximos meses.
Si bien Covaxin fue presentada como motivo de orgullo nacional al inicio de la campaña de vacunación, el pasado 16 de enero, el país ha usado solo 11 millones de dosis de esta sustancia, menos del 10 por ciento de los 127 millones de inyecciones administradas hasta ahora.
La eficacia del medicamento, desarrollado a partir del virus del SARS-CoV2 inactivado, demostró una eficacia de vacuna provisional del 81 % en su ensayo clínico de fase tres, según el fabricante.
Aunque de momento no se conocen estudios independientes sobre la eficacia del medicamento, Covaxin ya consiguió licencia de uso en México, Irán, Paraguay, Guatemala, Nicaragua, Guayana, Venezuela, Botsuana, Zimbabue, y su costo está entre los 15 y 20 dólares por dosis.

Dejar una contestacion