Federer califica como increíble su triunfo en Miami

Miami 1999. Un joven Roger Federer de 17 años jugaba por primera vez en su vida profesional el cuadro principal de un evento de serie Master, gracias a una invitación, y no podía con el danés Kenneth Carlsen. 

Miami 2019. Camino a los 38 años, con 100 trofeos en la vitrina, Federer se deshizo de John Isner por 6-1 6-4, coronó un torneo increíble y estiró su leyenda. 

«Estar aquí 20 años después con un nuevo título es increíble, significa mucho para mí y, especialmente, demuestra que la transformación que he tenido como profesional ha sido positiva», destacó Federer. 

«La verdad es que a pesar de la derrota en la final de Indian Wells llegué al torneo con mucha confianza y fui de menos a más. Ha sido una semana muy especial», siguió. 

Y especificó: «Me voy contento en todos los aspectos. Uno se entrena para tener estos partidos y me complace haber rendido así en una final». 

Isner, campeón en 2018, había llegado a la final sin perder sets y con una racha temible. Nada de eso inmutó a Roger: «La verdad es que presioné bien con mis devoluciones y estuve agresivo para no dejarlo sentir nunca cómodo con su saque, porque si lo consigue te destruye». 

Federer gritó campeón por cuarta vez en Miami, luego de lo hecho en 2005, 2006 y 2017. Además, se convirtó en el primer tenista de la temporada en alcanzar dos títulos, luego de una increíble seguidilla de 19 campeones distintos. 

Ahora, a Roger lo aguarda la vuelta al polvo de ladrillo, superficie en la que no compite desde 2016. «Ya ni me acuerdo cómo deslizarme en tierra», bromeó este domingo. El 102 lo espera.

Dejar una contestacion