EXISTE DENUNCIA EN CONTRA EL DIRECTOR DE LA POLICÍA ESTATAL DE SLP

  • Presuntamente por los delitos de abuso de autoridad, secuestro, robo, tortura, y manipulación de evidencias

El Director de la Policía Estatal Raúl Alanís Beltrán, se encuentra demandado ante las autoridades de justicia, por elementos municipales, que fueron detenidos semanas atrás en forma ilegal en el municipio de Ciudad del Maíz.
Lo anterior ocurrió a mediados del mes de enero pasado, cuando se sabe que el jefe policíaco en mención, encabezó un “operativo sorpresa” en las instalaciones de la base de Seguridad Pública Municipal de dicho municipio, ubicadas en el bulevar Miguel Barragán.
Ahí detuvieron a dos elementos a quienes supuestamente les encontraron en su poder armas de fuego que supuestamente no estaban registradas y una bolsa con droga.
Al día siguiente la presidenta municipal, a través de un escrito, defendió a sus dos elementos arrestados arbitrariamente, al indicar que las armas de fuego, sí tenían registro y en cuanto a la droga, era de un decomiso que horas antes realizaron sus oficiales y la tenían bajo resguardo para hacer la papelería y ponerla a disposición de la autoridad correspondiente.
Los policías acusados identificados como Manuel de 37 años de edad y Mario de 29 años, fueron puestos a disposición de las autoridades federales, sin embargo al día siguiente quedaron en libertad al no existir elementos que sustentaran su detención, la que fue considera ilegal.
Además existe un video cuando los municipales le preguntan al propio Director Alanís, si traían orden para ingresar o revisar y se le escucha decir, “no, no traemos orden para ingresar…”, además de indicar que no necesitaba orden de cateo, alegando que estaba haciendo una “revista de armamento”.
Los propios oficiales municipales afirman que Alanís con 25 elementos estatales, al irrumpir en la comandancia causaron destrozos, saquearon las pertenencias del personal, lo que consideran por más de 70 mil pesos, entre dinero en efectivo, equipo táctico, pantallas, teléfonos celulares, dos lap-top, entre otros objetos, además de llevarse detenidos a los dos municipales.
Al considerar que fue una detención arbitraria, con abuso de autoridad, los afectados, al ser puestos en libertad, presentaron su denuncia correspondiente contra el director de la Policía Estatal, al que según acusan de los delitos de abuso de autoridad, secuestro (privación ilegal de la libertad), robo, tortura, manipulación de evidencias y lo que le resulte, y también en contra los elementos que firmaron la puesta a disposición por falsedad de declaraciones.

Dejar una contestacion