EN LA ‘MAÑANERA’ SURGEN AMENAZAS

Desde la primera fila, en la conferencia de prensa matutina, llegó la calumnia, esa misma que, como ha señalado el presidente Andrés Manuel López Obrador, «cuando no mancha, tizna».
Nervioso, Marco Antonio Olvera, quien dice que trabaja como reportero en el diario digital Bajo Palabra y colabora en otros medios alternativos, dijo que leería su pregunta para solicitar a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) investigar quién financiaba a «los promotores» del paro nacional de mujeres contra la violencia.
«Si la unidad pudiera iniciar una investigación a personas como Felipe Calderón, Margarita Gómez del Campo [sic], Fernando Belazaurán, Margarita Zavala, Denise Dresser, Víctor Trujillo, la propia Frida Guerrero [sic] y otros, quienes están muy interesados en impulsar el Día sin Mujeres el próximo 9 de marzo».
Pero en esta ocasión la calumnia no logró su objetivo. Primero se escuchó un: «¡Buuuu!», de rechazo. Minutos después la activista Frida Guerrera —defensora de los derechos de la mujer— se levantó desde las filas de atrás y alzó la voz para acallar a Olvera.
Guerrera —haciendo honor a su apellido— aguardó paciente a que el Ejecutivo le dieran la palabra, pero como no fue así se levantó de su silla y alzó la voz para aclarar que no es de derecha ni panista, sino una mujer que lleva 13 años documentando historias de feminicidios y que ahora, por el hecho de ser mujer, es atacada «por ese señor [Marco Antonio Olvera]» y dejó en claro: «A mí nadie me financia, yo vivo como puedo, a mí nadie me paga por hablar de feminicidio».
Guerrera fue hasta la primera fila, donde se encontraba Olvera, para encararlo: «Investígame tú y a las pruebas me remito, y si no, ¿renuncias a tu cargo? ¿Te disculpas con tu medio? Ni siquiera te imaginabas que estaba aquí, y la próxima vez apréndete mi nombre: Frida Guerrera».

Dejar una contestacion