El Condenadito

¿SE ESFUMO O POR AHÍ ANDA?.- Al que no se la ha visto por ahí, es al ex diputado “Payasín, mejor conocido como “El Tekmol”, desde que las autoridades federales lo tienen en la “mira”. Ya hasta se le han de haber quitado las ganas de bailar nuevamente con la burrita orejona, porque ahora lo que no lo deja “pegar pestaña”, es que no lo “atoren” por presunto “huachicoleo”. Como “ya siente al agua en los aparejos” en “caliente” el tres de enero en el Juzgado Octavo de Distrito promovió un juicio de amparo, expediente 1285/2018, pero también se sabe que al parecer le fueron “congeladas” sus cuentas bancarias y este miércoles curiosamente le hicieron las autoridades federales una “visita” y no precisamente de “cortesía” en su hotel “Canto de Sal”, el cual tiene en el municipio de Salinas de Hidalgo. Ahí’ta, que no se sabe dónde andan el “condena’o” Calzada. No pos’ si el miedo no anda en burro… MUCHA VIOLENCIA.- Como de todos es sabido, la violencia también la viven en todo su esplendor la “raza de bronce” de la hermosa huasteca potosina y en esta ocasión se dio en contra de un funcionario del municipio de Tancanhuitz. Esta persona de nombre Alejandro Nales, se desempeña como director de Desarrollo Social de dicho municipio y más o menos a las 9:00 de la mañana que iba con su escolta, un “cuico” municipal , le echaron “plomo”, cuando subía en su camioneta Explorer. La “libró” pero su escolta resultó herido. Y vaya que el funcionario vivirá para contarlo, porque en el lugar quedaron de 10 a 15 cartuchos percutidos calibre .223 R.15- ¡Ay nanita! Esos si duelen y mandan al “más allá”… LE DIERON LA “BIEVENIDA” A SU VASTAGO.- Uno de nuestros seguidores de nombre Christian L., nos relató su triste historia pa’ que todo México se entere. Nos contó que el martes pasado aproximadamente a las 5:00 de la tarde, fue a registrar a su hijo recién nacido (como buen ciudadano que cumple con sus impuestos); esto a la Oficialía Tercera del Registro Civil, que se encuentra en prolongación Nereo Rodríguez Barragán, casi esquina con García Diego. Dicho de paso, dice que por cierto ahí tienen muy buenas instalaciones y excelente servicio por parte de los servidores que ahí “camellan”. Bueno, al “grano”, ya con sus testigos y familiares se prestaron a realizar dicho trámite, dejando él exactamente afuera de la Oficialía su “carcachita”, de la que reconoce no tienen mucho que verle. Cuando concluyeron el trámite, salieron felices y pa’ pronto que se encuentra con la “soprais” de que lo “desconocieron” por ese rumbo, al “volarle” nada más y nada menos que la ¡pañaleraaaa!, recién comprada y estrenada de su vástago, con todo y leche y pañales. Aclara que no es el costo de lo anterior, aunque no es tampoco nada baratucho (no era marca patito ¡eeeh!); pero le dejaron la herramienta de un costo más elevado y algunos puros, de esos que se regalan cuando el chamaquito recién nacido es varón, pero ni los “fumaron”, ya que al parecer esas “ratas” no tienen ese feo vicio de fumar. Agrega que lo chusco es que recién registra a su “heredero” como nuevo ciudadano y ya le dieron el “caliz” para que vaya viendo de lo que se trata en la actualidad esta despiadada vida terrenal. De lo que se dio cuenta y lo pasa al costo, es que ahí había muchos trabajadores re-encarpetando dicha avenida “residencial” de Nereo Rodríguez y pos’ pa’ saber quién carajos fue. Y como no le gusta juzgar, pues que les “aproveche”, que al menos usen los pañales cuando traigan tremenda “cursera”… ¡PASADO DE LANZA!.- Un chino llama por teléfono a su jefe y le dice: “Jefe, hoy chino no tlabaja; duele panza, cabeza y pielna…” –¡Chino, hoy no puedes faltar, te necesito! Mira, yo cuando estoy enfermo, le digo a mi vieja que hagamos el amor, y con eso se me quita, deberías probar! –¡Ok patlon, voy a plobal! Dos horas después el chino vuelve a llamar y dice: “Jefe usted es sabio, ¡glacias! Ya me siento mejol, lo felicito muy linda su casa, muy glande su cualto, ¡y bien lica su mujel!”… Comentarios y denuncias ciudadanas escribir a condenadito15@hotmail.com o condenoticias@gmail.com

Dejar una contestacion