DESPUÉS DE GANAR BRONCE, FEDERICO MOLINARI HACE ALGO INESPERADO

Federico Molinari, experimentado gimnasta de 35 años, festejó de manera doble esta tarde en los Juegos Panamericanos de Lima después de la ronda final de anillas: no solo ganó la medalla de bronce, sino que, inmediatamente después de bajarse del podio, le pidió casamiento a su novia.
Un momento romántico se vivió en el Polideportivo Villa El Salvador una vez finalizada la competencia de anillos masculino. El deportista argentino se quedó con el tercer puesto luego de que los jueces lo calificaran con un puntaje de 14.066, quedando así detrás del mexicano Fabián De Luna (14.500) y el brasileño Arthur Zanetti (15.400), y obteniendo la primera presea en gimnasia artística de la delegación argentina.
Una vez que los organizadores le colgaron la insignia de bronce en el cuello, el rosarino fue interceptado por los micrófonos de los periodistas presentes para consultarle sobre su hazaña. Sin embargo, Molinari no se despachó con las típicas declaraciones que emiten los deportistas después de desempeñarse, sino que sorprendió con un mensaje hacia Paula, su pareja.
«Hoy, cuando estaba en la ducha antes de venir acá, pensé que si ganaba una medalla quería hacer algo importante en mi vida. Justo la tengo acá a mi mujer adelante y le quería preguntar si se quiere casar conmigo», lanzó con una sonrisa el protagonista en diálogo con TyC Sports.
La cámara que estaba registrando el momento, abrió el plano y enfocó a la mujer que detrás de las vallas explotó en lágrimas de felicidad. «Sí, quiero», respondió.
«Les mando un beso, Valen y Ciro. Seguro están con mi hermana y mi mamá. Algún día me tocaba, ya llevamos 15 años en pareja y dos hijos. Siempre lo pensamos cuando termine mi carrera o cuando está llegando al final, era algo que queríamos hacer y me dijo que sí», explicó Molinari y festejó por el «sí» de su ahora prometida.
Molinari le había dado una entrevista a Infobae antes del comienzo de lo que sería su quinta participación en Panamericanos, en la cual detalló todo el esfuerzo que había hecho para llegar en forma a la cita. «Costó la preparación porque no es lo mismo competir a los 35 años que a los 28. En deportes de equipo uno puede hacer otra función, pero acá todo depende de uno. Hoy siento que podría haber llegado mejor «, había expresado.
Claro que este no será el fin de su carrera ya que el 13 de octubre podría representar una fecha clave, porque es «la única chance de llegar a Tokio es en el Mundial de Stuttgart». Allí, deberá clasificarse entre los 8 mejores del torneo. «Si no se da esa posibilidad, tal vez me retire, pero ahora estoy enfocado de lleno en lo que podré hacer en Lima», agregó el rosarino.

Dejar una contestacion