CON PICNIC MASIVO, PROTESTAN EN PLAYA DEL CARMEN PARA RECORDAR QUE LAS PLAYAS SON PÚBLICAS

Luego de la difusión de un video donde la Policía Turística de Playa del Carmen, a petición del club de playa Mamita’s, retira con violencia a una pareja, presuntamente por tratarse de un área concesionada.
Con hileras en mano, sombrillas, mesas, bancos y bocinas, alrededor de mil personas se congregaron este domingo en un picnic masivo frente al club Mamita’s Beach, en Playa del Carmen, Quintana Roo, para recordar a los empresarios de la industria turística que las playas de México son de uso público.
Desde el mediodía, cientos de mexicanos y extranjeros arribaron al lugar, algunos con pancartas y gritando consignas contra la “privatización” de las playas.
La convocatoria surgió luego de la difusión de un video en redes sociales donde se observa que la Policía Turística de Playa del Carmen, a petición del club de playa Mamita’s, retira con violencia a una pareja de jóvenes que descansaban sobre la arena, presuntamente por tratarse de un área concesionada.
Durante el arresto, los jóvenes fueron humillados y obligados a realizar sentadillas desnudos, situación que empeoró el enfado de la gente.
La Ley de Bienes Nacionales de México, en su artículo 8, estipula que el acceso a las playas y la Zona Federal Marítimo Terrestre (la franja de 20 metros continúa al mar) no podrá ser inhibido, restringido, obstaculizado ni condicionado.
Con una bandera mexicana ondeando, un hombre de unos 50 años refirió que la situación es recurrente en esa y otras playas de Quintana Roo, como Puerto Aventuras o Akumal, donde se restringe la entrada a habitantes locales que viven fuera de las áreas residenciales.
Otra mujer se refirió al caso de Puerto Morelos, donde en días anteriores también una mujer extranjera fue exhibida en redes sociales cuando corría a personas de la playa, alegando que era parte de su patio.
Parte de la multitud se apostó sobre la arena frente al mar con sus propias sombrillas y tiendas de campaña, pero otra parte optó por tomar los camastros del club de playas sin pagar la cuota que se cobra a quienes los utilizan.
“Pásenle, pásenle, el que gusten, hoy son gratis”, gritaba un hombre a los que iban llegando.

Dejar una contestacion