Comandante de policía en Chihuahua se entregó para mantener a salvo a su familia

«Su lema era Vivir con Honor»

El asesinato de Adrián Matsumoto, comandante de la Policía Municipal de Ciudad Juárez, conmocionó a la opinión publica del estado, luego de que se entregara a un grupo delincuencial para evitar que lesionaran a su familia al viajar en auto.
Matsumoto fue asesinado en Nuevo Casas Grandes, localidad chihuahuense de donde era nativo. Esta se encuentra a tres horas y media de Ciudad Juárez. El comandante realizaba un paseo dominical junto a su familia.
Luego de ser interceptado por un grupo delincuencial, bajó de la camioneta y se colocó a mitad del camino y ahí fue ejecutado con más de 50 tiros.
La familia no fue atacada y al ver el cuerpo en el piso buscaron reanimarlo sin ningún resultado.
Personal de la Fiscalía recolectaron de la escena del crimen 55 casquillos de arma larga, la mayoría de «cuerno de chivo», informó el fiscal Zona Norte, Jorge Nava López.
Adrián Matsumoto había sido secretario de Seguridad Pública de Nuevo Casas Grandes y en Ciudad Juárez se desempeñó al frente de la Policía Municipal realizando importantes decomisos de drogas y armas.
Su funeral se llevó a cabo en Nuevo Casas Grandes en un homenaje de cuerpo presente en el Gimnasio Municipal José Luis Arroyos de esa localidad al que acudió el secretario de Seguridad Pública de Juárez, Ricardo Realivázquez y el alcalde de esa ciudad, Armando Cabada.
En este homenaje se hicieron presentes 200 elementos de la policía de Juárez, 90 unidades, además, de la presencia del alcalde local, Héctor Marios Galaz.
Este homicidio se suma al de Efrén Peña Flores, director de Seguridad Pública de Cuauhtémoc, Chihuahua, quien fue ultimado en la capital del estado.

Dejar una contestacion